4 consejos para elegir un buen fotógrafo gastronómico que ayude a impulsar tu negocio

En el negocio de la hostelería, la imagen es uno de los aspectos más importantes que debemos cuidar. Es muy cierto el dicho de que “la comida entra por los ojos” y nada mejor para difundir nuestro negocio que contar con las imágenes de un fotógrafo gastronómico capaz de resaltar todo el potencial de nuestros platos.

Sin embargo, elegir al profesional adecuado, saber qué nos interesa impulsar más de nuestro negocio o cómo hacerlo no siempre es una tarea fácil. Para ayudarte, hoy vamos a darte 4 consejos para que puedas sacarle el máximo partido a este tipo de servicios.

FOTOS ARTÍSTICAS DE COMIDA

Sin duda, los grandes protagonistas de la fotografía para restaurantes son los platos. Por ello, las fotos artísticas de comida juegan un papel fundamental. Y es que de nada sirve tener un local espectacular si no contamos con una una carta que invite a probarla.

En este sentido, debemos cuidar al máximo las imágenes al detalle. Es frecuente encontrar bares con una comida excelente pero una calidad de imagen que podría mejorarse notablemente.

Ten en cuenta que en el mundo digital la carta de presentación a través de la cual vamos a traer a nuestros posibles clientes va a ser la fotografía. Nuestra comida no va a ser olida ni degustada así que es la oportunidad perfecta para lograr el engagement e invitar a probar la gastronomía de tu negocio.

En este sentido, los primeros planos y el enfoque centrando toda la atención en el producto son aspectos fundamentales. Debes cuidar al máximo la presentación de cada plato aunque también suelen funcionar muy bien las imágenes durante el proceso de elaboración. Ayudan mucho a crear un clima de confianza.

EL TAMAÑO EN LA FOTOGRAFÍA CULINARIA IMPORTA Y MUCHO

A la hora de solicitar imágenes a un fotógrafo gastronómico, debemos tener en cuenta dos aspectos fundamentales relacionados con la calidad de la fotografía.

Por un lado, es conveniente solicitar fotografías de gran tamaño y calidad que nos sirvan para cartelería, notas de prensa y demás impresiones.

Por otro lado, debemos tener especial cuidado a la hora de subirlas a nuestra página web y redes sociales. Normalmente, las imágenes que compartimos en ellas son las mismas que usamos para nuestro website.

En este sentido, es especialmente importante aligerar al máximo el peso de las fotografías sin que pierdan calidad. De esta forma, nuestra web cargará mucho más rápido, algo fundamental dado que la mayoría de visitantes no soportan un tiempo de carga superior a los 4 segundos y suelen abandonarlo.

EL PAPEL DEL LOCAL Y LOS TRABAJADORES EN LA FOTOGRAFÍA PARA RESTAURANTES

El segundo gran protagonista de la fotografía culinaria es el local junto a tus trabajadores. Sin duda, la combinación de ambos conforma el alma de tu negocio y es importante que quede reflejado en sus imágenes.

Es importante captar los momentos de interacción entre cocineros y camareros con los clientes para reflejar la calidez de nuestro trato en un solo instante.

También puedes jugar con las distintas luces que irrumpen en tu local a lo largo del día. Ten en cuenta que, a la hora de hacer una buena fotografía para restaurantes, la iluminación es muy importante. Por ejemplo, no es lo mismo una imagen a primera hora de la mañana si quieres promocionar tus desayunos que preparar una cálida iluminaria a base de velas para una cena romántica.

Igual de importante es captar todo el potencial del espacio de nuestro local. Juega con las esquinas, obtén distintas profundidades desde diferentes perspectivas y encuadra las imágenes con varias líneas horizontales para sacar todo el potencial del establecimiento.

PRECIOS Y TARIFAS DE LA FOTOGRAFÍA GASTRONÓMICA

Los precios y tarifas de este tipo de servicios suelen variar en función del número, calidad y tamaño de las fotografías. También de si vamos a querer incluir un vídeo en nuestro pack.

Normalmente, el precio medio de este tipo de tarifas con un paquete básico suele ser de unos 300 € como mínimo. Es un desembolso que merece la pena, especialmente para tener unas imágenes de calidad en nuestra web o para trabajar alguna oferta especial. Sin embargo, las imágenes diarias o semanales de nuestras redes sociales sí podemos trabajarlas nosotros mismos.

Por último, es probable que a pesar de elegir un buen fotógrafo gastronómico sea necesario llevar a cabo un laborioso trabajo de retoque para que las fotografías de nuestro local y de las comidas queden perfectas.

Para lograrlo, es frecuente recurrir a programas tan populares como Photoshop con el que es posible obtener distintas temperaturas e iluminaciones, así como ajustes de enfoque y corrección de errores. Por ello, si tienes alguna preferencia sobre un filtro o tono en concreto, ¡es el momento de comentárselo!

De esta forma, lograremos que todo quede completamente a nuestro gusto y se identifique al máximo con el estilo de nuestro negocio.

ARTÍCULOS SIMILARES

Beneficios de hacer retargeting en tu restaurante
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *